En Morelos, se dice que la cuetlaxóchitl, la flor de nochebuena es originaria de la región de El Texcal. El Texcal es una gran reserva ecológica situada en la comunidad de Tejalpa, al norte de Jiutepec y al sur de Tepoztlán a unos cuarenta minutos del centro de Cuernavaca.

En el Parque Ecológico El Texcal existe una gran laguna, donde nace el agua que proviene de los mantos freáticos que se alimentan de los deshielos del volcán Popocatépetl. Actualmente es uno de los manantiales que surten de agua toda la zona.

Cuetlaxóchitl, la flor de nochebuena originaria de Morelos
Cuetlaxóchitl, la flor de nochebuena originaria de Morelos

La zona es boscosa y tiene mucha flora y fauna endémica. Ahí, en ese pequeño vergel, desde tiempos prehispánicos se empezó primero con la recolección y posteriormente con el cultivo de la que hoy también se llama Flor de Nochebuena.

Es característica de la época de navidad, de ahí su nombre. La Flor de Nochebuena tiene muchas particularidades. Una de ellas es que en realidad no son pétalos rojos como cualquier flor, sino hojas rojas las que le dan su gran belleza.

Cuetlaxóchitl, la flor de nochebuena fue descubierta por los aztecas

Cuetlaxóchitl significa “flor que se marchita” o “flor de color de fuego” y los aztecas la utilizaban para adornar celebraciones en donde era ofrenda para el sol. Realizaban también rituales en donde le daban el carácter de la pureza. También se dice que simbolizaba la vida nueva de los guerreros aztecas.

Te recomendamos:
Val´Quirico, un pueblo medieval europeo en México
La Catedral Metropolitana, el mayor templo de Latinoamérica
Puebla de los Ángeles, la histórica ciudad

Con la llegada de Hernán Cortés, los españoles empezaron a llamarla flor de nochebuena, porque su brillante color rojo aparecía en el mes de diciembre. En el siglo XVII empezaron a utilizarla como símbolo de las fiestas navideñas, tradición que se mantiene en la actualidad.

En el siglo XIX, llegó a México Joel Roberts Poinsett, el primer embajador norteamericano en la naciente república mexicana. Poinsset conoció la cuetlaxóchitl en el pueblo de Taxco, Guerrero, donde también se dice es originaria esta planta y la llevó a Carolina del Sur, en los Estados Unidos en 1830.

Ahí fue bautizada como poinssettia, en honor al embajador. Desde los Estados Unidos fue llevada a Europa. Ahí fue utilizada en El Vaticano para adornar los templos en las navidades, adquiriendo así su fama a nivel internacional.

Hace tiempo, productores mexicanos intentaron registrar la planta como originaria de México, pero tribunales internacionales no lo permitieron.  Los productores han establecido el día 8 de diciembre como el día de la Flor de Nochebuena. Hoy en México, muchas ciudades y pueblos adornan sus plazas, camellones y calles con la tradicional Flor de Nochebuena, la cuetlaxóchitl que se dice nació en Morelos.

841 lecturas
61 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *