Tepoztlán es un pueblo mágico catalogado así por parte de la Secretaría de Turismo Federal. Este pueblito enclavado en las montañas del norte de Morelos, ofrece múltiples opciones para pasar un buen día y al caer la tarde, también hay opciones para la diversión nocturna.

1.878 lecturas
Tepoztlán
Tepoztlán


Tepoztlán forma parte del corredor Ajusco Chichinautzin, y la cadena de montañas a su alrededor se denomina en conjunto como El Tepozteco. Aunque en realidad son 11 cerros y cada cerro tiene su nombre en náhuatl.

El cerro de El Tepozteco

Se puede iniciar el recorrido con una caminata de una hora aproximadamente para subir al cerro de El Tepozteco, en el cual se encuentra la pirámide del mismo nombre.

Se debe tener buena condición y no apresurar el paso, pues el ascenso exige gran resistencia física. A cambio ofrece en recompensa, excelentes vistas de todo el valle sagrado de Tepoztlán y un aire limpio para respirar.

Si se es lo suficientemente curioso, podrá ver formaciones en las rocas mientras disfruta el ascenso, que además le darán un buen sitio donde descansar sentados, mientras recupera el aliento.

El último tramo del ascenso es totalmente vertical, hay que subir una escalera metálica y cientos de escalones entre dos riscos.

Al llegar a la cima, lo ideal es rehidratarse con alguna de las bebidas que venden en la entrada de la pirámide. En la zona arqueológica debe pagarse el acceso, pues es una zona manejada por el INAH (Instituto Nacional de Antropología e Historia).

La Pirámide de El Tepozteco

La pirámide de El Tepozteco, fue un asentamiento prehispánico construido entre 1150 y 1350 d.C. por los tepoztecos de filiación xochimilca, (una de las tribus nahuatlacas que llegaron al valle de México, junto con los Aztecas y los Tlahuicas, entre otros).

Pirámide de El Tepozteco
Pirámide de El Tepozteco

Está edificada en una pequeña meseta con una excelente vista hacia el valle místico de Tepoztlán. El templo principal se erigió en honor de Ometochtli Tepoztécatl. Denominado Dios del pulque y relacionado con la fertilidad y las buenas cosechas, razón por la cual se convirtió en un concurrido santuario al que llegaban incluso peregrinos de lugares tan lejanos como Chiapas y Guatemala, en centroamérica.
Generalmente está abierto de lunes a domingo de 9:30 de la mañana a las seis de la tarde.
Y los domingos la entrada es libre.

Vista del valle de Tepoztlán desde la pirámide de El Tepozteco
Vista del valle de Tepoztlán desde la pirámide de El Tepozteco

En los alrededores hay decenas de Tejones o Coatís, un pequeño mamífero salvaje, pero que ha aprendido a vivir en coexistencia con el hombre en Tepoztlán, pues las personas les ofrecen comida, agua y ellos se acercan demasiado a la gente.

El retorno es mucho más relajante y menos exigente físicamente, ahora le tocará contestarle a la gente que apenas sube y que constantemente le preguntará si falta mucho para llegar a la cima. Le tomará alrededor de media hora llegar nuevamente al valle.

La oferta gastronómica en Tepoztlán

Al bajar de El Tepozteco, lo mejor es agasajarse con un buen almuerzo o comida en el tianguis de alimentos en el centro del pueblo que ofrece antojitos mexicanos. Como los tradicionales itacates, que es una gordita de masa, de forma triangular rellena de frijol, chicharrón prensado o habas, entre otros guisados.

Itacates en Tepoztlán
Itacates en Tepoztlán

En el mercado también puede disfrutar de las tradicionales quesadillas de flor de calabaza, chicharrón, pollo, tinga, queso, etc. tlacoyos, cecina, carne enchilada, o una buena pancita de res con tortillas hechas a mano. Todo acompañado de una agua fresca de limón, jamaica, horchata o naranja, un refresco o cerveza bien fría.

Mercado de Tepoztlán
Mercado de Tepoztlán

En todas las calles del centro de Tepoztlán, existen restaurantes de comida de todo tipo, desde la comida mexicana, como en los Colorines, uno de los restaurantes más tradicionales, o el Axitla, otro restaurante que ya tiene muchos años de servicio, lo mismo que Las Golondrinas, El Ciruelo, Casa Piñón, La Luna Mextli o La Sandía Azul, entre otros.

Se puede degustar comida argentina en Pueblo Gaucho (muy recomendado) , venezolana en Delicateses Yiya Tepoztlán o cubana en Son y sazón Sabores de Cuba, son ofertadas en restaurantes céntricos.

Y para otros presupuestos, también hay pizzerías, hamburguesas y comida rápida, mariscos y cafetería para todos los gustos.

Dejamos aquí la guía de restaurantes de Tepoztlán, con direcciones y teléfonos actualizados.

Tepoztlán
Tepoztlán

El Convento de La Natividad en Tepoztlán

Otro de los lugares que no debe perderse en su visita a este místico pueblo, es el ex convento de La Natividad, que fue construido por los frailes dominicos, una de las tres órdenes que llegaron a Morelos desde España, (las otras dos son los franciscanos y los agustinos) en el siglo XVI. El convento de la Natividad es uno de los 11 conventos de Morelos inscritos en la lista de patrimonio mundial por la UNESCO en 1994.

Su construcción inició en 1560 y sus torres fueron anexadas dos siglos más tarde, es curioso que las torres a primera vista parecen iguales, pero cuando se mira con detenimiento, cada una de ellas tiene su propia arquitectura y personalidad.

En la fachada del templo de estilo plateresco, se aprecia a la Virgen María a quien acompañan santos, ángeles y querubines, escudos emblemáticos de la orden dominica, Santa Catalina de Siena y Santo Domingo de Guzmán fundador de la orden.

Si quieres conocer más del Antiguo Convento de la Natividad click aquí: Convento de la Natividad en Tepoztlán

Convento de Tepoztlan
Convento de Tepoztlan

El atrio

El atrio es amplio y se notan aún restos de las capillas posas que se ubicaban en cada una de las esquinas del atrio. Las bardas que aún sobreviven, son almenadas. Se nota claramente la capilla abierta al lado derecho del templo principal y una gran Cruz Atrial al centro del atrio, con una fecha de inscripción: 1871.

En el atrio también se ubica la placa que acredita al Convento como patrimonio mundial, así como algunas campanas en desuso. También hay muchas placas marcando las tumbas de peronas enterradas en el atrio. Debemos recordar que antiguamente los atrios de las iglesias eran los cementerios.

Placa que declara al Convento de la Natividad en Tepoztlán como Patrimonio Mundial
Placa que declara al Convento de la Natividad en Tepoztlán como Patrimonio Mundial

En el interior del Convento se encuentra una biblioteca, un pequeño museo de sitio, el mirador orientado hacia la majestuosa cordillera tepozteca, además de importante pintura mural del siglo XVI. También hay una tienda de libros, discos y recuerdos al interior.

A raíz del terremoto del 19 de septiembre de 2017, se dañó la estructura del Convento, por lo que actualmente se encuentra cerrado a los visitantes. En noviembre de 2020, se anunció que la embajada de Hungría donó un millón de dólares para terminar con la remodelación estructural y así poder volver a abrir sus puertas al público visitante entro de poco tiempo.

Cruz atrial del Convento de la Natividad en Tepoztlán
Cruz atrial del Convento de la Natividad en Tepoztlán

El Museo de Arte Prehispánico Carlos Pellicer

Carlos Pellicer Cámara fue un poeta, escritor, político y museógrafo tabasqueño, que tuvo su residencia en Tepoztlán. Su casa actualmente es el Hotel Posada de El Tepozteco.

Tepoztlán
Vista del Convento de La Natividad, desde la terraza de la casa de Carlos Pellicer, hoy convertida en el Hotel Posada del Tepozteco, en Tepoztlán.

Carlos Pellicer a lo largo de su vida, fue coleccionando y atesorando diversas estatuillas precolombinas, mismas que donó al pueblo de Tepoztlán y hoy forman la colección principal del museo. El museo fue habilitado en el antiguo granero del Convento, ubicado en la parte trasera del mismo. Quizá la pieza principal del museo, es un fragmento de Ometochtli, que fue arrojado desde la pirámide de El tepozteco al vacío, por Fray Domingo de la Anunciación. En un intento por destruir la historia prehispánica y sus ídolos, para que los nativos adoptasen con mayor facilidad la fe católica.

El museo fue inaugurado el 24 de julio de 1965 por el entonces Presidente de la República Adolfo López Mateos.

Museo Carlos Pellicer en Tepoztlán
Fragmento de Ometochtli, en el Museo Carlos Pellicer en Tepoztlán

El reto al tepozteco

El 8 de septiembre de cada año, en la comunidad de Tepoztlán se realiza la representación teatral llamada El Reto al Tepozteco.

En ella, se narra la historia del último rey tepoztécatl, mientras se convierte al catolicismo y es bautizado por Fray Domingo de la Anunciación, así como la invitación que les hace a los reyes vecinos para que también se conviertan.

La representación se lleva a cabo en varios escenarios, los actores suben al Tepozteco donde realizan una ofrenda con fruta fresca, flores y ceras escamadas. También hacen una parada en la Cruz de Axitla, donde fue bautizado el Rey. Caminan por las calles de Tepoztlán y terminan en la plaza principal del Pueblo, en donde se realizan diálogos en náhuatl, con su correspondiente traducción al español. Y se toca el teponaztle, un tambor prehispánico sagrado para los tepoztecos.

Reto al Tepozteco, el bautizo.
Reto al Tepozteco, el bautizo.
Reto al Tepozteco. Ofrenda en la pirámide.
Reto al Tepozteco. Ofrenda en la pirámide.

Parque de los venados en Tepoztlán.

Los comuneros del valle de Tepoztlán, guardianes de las tierras y las tradiciones, tienen a su cargo una UMA (unidad de manejo de vida silvestre) en las faldas del cerro del Tepozteco. En ella existen decenas de venados que viven de forma libre y socializan con la gente que visita el lugar, conocido como El Santuario de los Venaditos.

La zona tiene una gran cantidad de vegetación y paisajes espectaculares, rodeados de riachuelos por donde nace el agua. En época de lluvias, se pueden admirar bellas cascadas que caen por la pared del cerro, creando un bello espectáculo natural.

El costo de acceso es de 10 pesos por persona y está abierto de las nueve de la mañana a las cinco de la tarde.

Para llegar, debe tomar el antiguo camino a Santo Domingo Ocotitlán, a unos 10 minutos del centro de Tepoztlán.

Tepoztlán durante la Revolución

El pueblo Tepoztlán fue un punto importante de resistencia para la revolución zapatista. Por su ubicación, sirvió al Ejército Libertador del Sur para contener a las fuerzas federales que llegaban a territorio morelense desde el norte. Utilizando el tren que tenía su estación en el vecino pueblo de San Juan Tlacotenco, al norte de Tepoztlán.

En la convención de Aguascalientes, en 1914, uno de los delegados zapatistas fue Leobardo Galván nativo de Tepoztlán.

En 1916, el grueso del Ejército Zapatista llegó al pueblo de Tepoztlán y a la comunidad de Santa Catarina. Con ello, el gobierno de Venustiano Carranza montó en cólera, mandando un comunicado a todos los pueblos de Morelos. Que si apoyaban a los zapatistas, serían pasados por las armas, sin mayor contemplamiento. Hechos que fueron ejecutados en las poblaciones de Jiutepec y Tlaltizapán, en donde los generales carrancistas fusilaron a cientos de civiles en el centro de ambas poblaciones, por la simple sospecha de haber apoyado al Ejército Libertador del Sur de Emiliano Zapata.

Si embargo en pueblo de Tepoztlán no se amedrentó y continuó apoyando al zapatismo, hasta el triunfo de la revolución y la posterior entrega de las tierras a los campesinos de Tepoztlán en 1929.

La Escuela Escuadrón 201

En 1942 México entró a la Segunda Guerra Mundial, luego del hundimiento de dos barcos petroleros. El Potrero del llano y el Faja de Oro. Por parte de las potencias del Eje, que no quería que ese petróleo llegara a los Estados Unidos.

El presidente Manuel Ávlia Camacho declaró la guerra a Alemania, Italia y Japón, y para ello se aprestó a intervenir en la guerra con un escuadrón aéreo, el llamado Escuadrón 201. Uno de los pilotos aviadores de dicho escuadrón, era nativo de Tepoztlán, el sargento segundo Ángel Bocanegra del Castillo.

El Presidente Manuel Ávila Camacho, el 20 de julio de 1944 en el campo aéreo de Balbuena, les preguntó a los miembros del Escuadrón 201, qué deseaban antes de partir a la guerra. Al tocar el turno del entonces Cabo Ángel Bocanegra dijo: “Quiero una escuela, para los hijos de mi pueblo”. Fue así por lo que se construyó la primera escuela primaria en Tepoztlán, que hoy alberga a la escuela “Escuadrón 201″ en el turno matutino. Y la “Héroes Caídos del Escuadrón 201″ del turno vespertino. En sus aulas se han formado Presidentes Municipales y Maestros Ilustres a lo largo de su existencia.

Construcción de la Escuela primaria Escuadrón 201
Construcción de la Escuela primaria Escuadrón 201

Centro Cultural Pedro López Elías

El Dr. Pedro José Pedro López Elías, proviene de una familia humilde. Desde pequeño tuvo la necesidad de trabajar. Con grandes sacrificios logró terminar una formación universitaria. Durante toda su vida se dedicó a coleccionar libros, que son los que hoy pone a disposición de toda la comunidad de Tepoztlán.

El Centro Cultural Pedro López Elías es hoy la primera biblioteca 100% ecológica de nuestro país. En un recinto de arquitectura moderna y sustentable ofrece actividades culturales y artísticas para el pueblo de Tepoztlán y para sus visitantes.

La Biblioteca cuenta con más de 50 mil títulos, así como más de 1,700 libros antiguos.

Artesanías en Tepoztlán

Las artesanías son uno de los objetos más socorridos por los visitantes en Tepoztlán. Una de las más representativas son las casitas de madera esculpidas en espinas de pochote, un árbol característico de la región.

Por el aspecto arrugado de las espinas, simula los cerros circundantes de Tepoztlán, por lo que pareciera que una representación en miniatura del pueblo mágico.

En el mercado y en el tianguis que se monta los fines de semana en la calle Revolución, en los alrededores del Convento de la Asunción, se ofertan muchas artesanías, como los típicos juguetes mexicanos de madera, de vibrantes colores. Los palos de lluvia son troncos de bambú con clavos y llenos de piedritas que al moverlos replican el sonido de las gotas de lluvia, relajando a quienes lo escuchan.

Tianguis de la avenida revolución
Tianguis de la avenida revolución

También se ofertan muchas figuras decorativas elaboradas con diversos materiales, como telas, madera, cerámica, hierro y porcelana.

La moda también hace presencia dentro del Tianguis de la calle Revolución, con sombreros, blusas y vestidos típicos, camisas y pantalones de frescas telas para hacer soportable el clima de Tepoztlán.

Tepoztlán Pueblo Mágico

La Secretaría de Turismo de México, para incentivar el turismo, creó en el año 2001. Tepoztlán fue parte de los primeros tres pueblos mágicos del país, denominado así ese mismo año. Actualmente son más de 100 pueblos mágicos en todo el País.

El programa incluye un gran presupuesto que se aplica a la infraestructura del mismo, como el remozamiento de fachadas, el hacer subterráneos los suministros de energía eléctrica, el empedrado de calles y avenidas, entre otras cosas.

Tepoztlán fue retirado del Programa en el año 2009, recuperando el reconocimiento un año más tarde, principalmente porque había una venta exagerada de bebidas alcohólicas en las calles del pueblo.

Hoy Tepoztlán permanece en el Programa, que ha permitido mantener la imagen turística del Pueblo Mágico y obtener una importante promoción turística permanente en todo el país.

El programa ha sido tan exitoso, que varias naciones como España, Colombia, El Salvador, Ecuador, Perú y Chile, han solicitado asesoría para poder implementar programas similares en sus respectivos países.

Dejamos aquí la guía de hoteles de Tepoztlán, con direcciones y teléfonos actualizados.

0 Shares:
You May Also Like
Museo Carlos Peillcer en Tepoztlán
Read More

Museo Carlos Pellicer Cámara

El importante legado histórico que conforma este museo, fue parte de la colección privada del poeta tabasqueño Carlos…