De todos es sabido que el General Emiliano Zapata Salazar murió el 10 de abril de 1919, en una emboscada perpetrada por el Coronel Jesús Guajardo en la hacienda de Chinameca, quien dias antes se había puesto de acuerdo para llevarla a cabo con el General Pablo González, que tenía la consigna de terminar con la revolución en el sur del país, ordenada por Venustiano Carranza.

Pablo González y Jesús Guajardo
Pablo González y Jesús Guajardo


El General Pablo González aprovechó una invitación que le extendió Emiliano Zapata a Jesús Guajardo para unirse a las fuerzas del Ejercito Libertador del Sur, porque existían supuestas desaveniencias entre el Coronel Guajardo y su superior, el General Pablo González.
Despues de varias cartas entre Guajardo y Zapata, éste le pidió a Guajardo que tomara el pueblo de Jonacatepec en Morelos, para mostrar su lealtad al movimiento, las huestes de Guajardo simularon un ataque, aunque el combate sucedió sólo con balas de salva. Guajardo tomó Jonacatepec y ese mismo día por la tarde, en la estación de Tren Pastor, en las afueras de Jonacatepec, conoció Guajardo al General Zapata en persona. Zapata lo felicitó por la toma de Jonacatepec y le ascendió. Guajardo en respuesta, le obsequió al General Zapata un hermoso caballo alazán llamado “As de Oros”, que tenía puesta la silla de montar en cuestión.

silla de zapata
silla de zapata


Al día siguiente, Guajardo invitó a Zapata a comer en la hacienda de Chinameca; Zapata asistió con sólo una escolta de 10 hombres. Al llegar Zapata a la entrada de la hacienda, se tocó el clarín para hacer los honores al general, sin embargo, esta era la señal para que los hombres de Guajardo le dispararan a Zapata, quien cayó muerto al instante, se salvaron los acompañantes, excepto el asistente de Zapata, llamado Agustín Cortés, que quedó muerto a su lado; se batieron en retirada, pues Guajardo había parapetado ametralladoras en las azoteas de la hacienda. Al retirarse, Jesús Chávez, uno de sus acompañantes, logró sacar el caballo “As de Oros” que montaba Zapata entonces, el animal llevaba siete balazos y logró sobrevivir; cuando sanó, Chávez se lo obsequió al general de división Francisco Mendoza Palma, uno de los firmantes del Plan de Ayala.
La silla que llevaba el “As de Oros”, quedó en poder de Gil Muñoz Zapata, sobrino del general, que 56 años después de la muerte de Zapata, la donó al gobierno del estado de Morelos.
En diciembre de 1976, el gobernador del Estado de Morelos, Doctor Armando León Bejarano, le regaló la silla al entonces recién nombrado presidente de México, Licenciado José López Portillo, que la conservó en su poder hasta el día de su muerte.
Antes de morir, López Portillo dejó la instrucción de que la silla fuera entregada a un museo, por lo que su viuda la señora Sasha Montenegro, a través del licenciado Francisco Rubí, Notario Público Número 3 de la ciudad de Cuernavaca, realizó las gestiones necesarias ante las autoridades competentes para regresar la silla al pueblo de Morelos, aunque en calidad de comodato, es decir, los hijos de López Portillo siguen siendo los dueños de la silla, para evitar que nuevamente sea obsequiada.
Hoy la silla bordada en pita (hilo cáñamo) y con herrajes de plata ha regresado, está en exhibición en el Museo Hacienda de Chinameca, el lugar donde murió Emiliano Zapata.

Hacienda de Chinameca
Hacienda de Chinameca
1.675 lecturas
0 Shares:
You May Also Like
Tlaquiltenango
Read More

Tlaquiltenango

Tlaquiltenango es el municipio más grande en extensión territorial de Morelos. En el centro de la población, se…