Alfredo Trujillo nació el 8 de diciembre de 1964 en San José Vista Hermosa, una comunidad de Puente De Ixtla cercana a Zacatepec, hijo de Don Salomé Trujillo y Doña Bertha García.
Desde pequeño le gustó jugar al futbol en su natal San José, mientras cursaba la primaria y secundaria, era frecuente verlo en las calles del pueblo atrás de una pelota de futbol.

A los 14 años se enroló la categoría juvenil de uno de los equipos del pueblo, El Club Vista Hermosa, el otro, el Liverpool, era donde jugaban los otros miembros de su familia.
A este Club lo llevó su tío Santiago Domínguez quien le regaló unos zapatos y lo encaminó junto a su padre, a lo que sería la pasión de su vida: el futbol.

Alfredo Trujillo
Alfredo Trujillo

Trujillo se desempeñó como delantero, por el extremo derecho. Su condición física y su capacidad futbolística no pasaron desapercibidos para Jorge Valverde, ex jugador del Zacatepec convertido en esos años como visor del equipo cañero, quien invitó a Alfredo a entrenar en las fuerzas básicas del equipo Zacatepec.

Alfredo Trujillo llega a las fuerzas básicas del Zacatepec

Para foguearse, Trujillo formó parte del equipo Azucareros y participó en el Torneo de los Barrios en la Ciudad de México. Al regresar, se integró con las fuerzas básicas.

Con sólo 16 años, Alfredo se vio de pronto entrenando con los que él veía como sus ídolos: Harapos Morales, Miguel Ramírez, Tafolla, Mario Hernández y muchos más que a principios de los ochentas defendían la playera verdiblanca. La Cira Dávila, Raúl Piteco Sánchez, Nelson Festa y Mario Marquina, sus entrenadores en fuerzas básicas. Le infundieron poco a poco los conocimientos técnicos y sobre todo la disciplina en los entrenamientos que Trujillo requería para destacar en las canchas.

Trujillo recuerda que hablaron con él “vamos a llevarte paso a paso, pues estás joven, necesitas madurar” nos dice Alfredo en la entrevista que fueron esas las palabras de sus entrenadores, mientras veía los partidos interescuadras junto a otra joven promesa de Zacatepec, Eligio Urieta. Casi al final de los interescuadras, El Bigotón Vela les daba oportunidad de jugar unos pocos minutos.

Su evolución fue poco a poco, cuando ya estaba listo para debutar con el primer equipo, vino el descenso, en ese partido que se perdió frente al Necaxa en el Coruco Díaz, en mayo de 1985. “A mí me tocó jugar el partido preliminar y viví el encuentro a un lado de la cancha” rememora Trujillo.

El debut de Alfredo Trujillo con el primer equipo de Zacatepec

Así, el ansiado debut con el primer equipo, vino en la temporada 85-86, cuando ya se jugaba en la segunda división, en un partido en Chetumal, Fernando La Cira Dávila decidió que Alfredo iniciara el partido. Vendría entonces la consolidación en el primer equipo, Alfredo tuvo una buena temporada, pero la falta de pagos constantes en el equipo, hacían difícil la permanencia en el.

En la temporada siguiente Alfredo tuvo que aceptar una buena propuesta económica de los Avispones de Morelos, equipo de tercera división. En este conjunto hizo mancuerna con Malpica, siendo el centro delantero campeón goleador y Trujillo hizo 19 goles en esa temporada.Con esos números Trujillo regresó a las filas cañeras, ahora bajo las órdenes de Carlos Turcato, en donde estuvo varios años, en los que se consolidó en el Club Zacatepec.

Durante ese tiempo hubo varios clubes que pretendían sus servicios en primera división, como el León donde estaba Cirilo “El diablo” Peralta, nativo de Zacatepec y el Celaya que en ese entonces entrenaba Jorge “Coco” Gómez quien ya había dirigido a Trujillo en Zacatepec, además del Cruz Azul que mostró interés por un par de jugadores cañeros, pero la directiva verdiblanca no dejó salir a ambos futbolistas. Trujillo fue parte del equipo que jugó la final ante el Pachuca por el ascenso a la Primera División.

El gran ambiente de los cañeros del Zacatepec

En ese entonces privaba un ambiente de gran camaradería en el Club, como prueba de ello eran las constantes bromas que entre ellos se jugaban. En una ocasión, Harapos Morales, Miguel Ramírez, Virueña y Trujillo, escondieron la Brasilia de la Cira Dávila, -entrenador del equipo-, lo sacaron del estacionamiento del Coruco, ante la mirada cómplice de Marlon y Pibe Dávila, hijos del entrenador y compañeros de equipo. La Cira, al buscar su auto y no encontrarlo montó en cólera, haciendo un gran berrinche, mientras los autores de la broma guardaban silencio intentando contener las carcajadas.

En la temporada 92-93, Alfredo decidió emigrar al Marte de Morelos, equipo que jugaba en la misma división que los cañeros. Al término de la temporada todavía tuvo una oferta de Yucatán, pero Alfredo pensó que ya había sido suficiente futbol para él. Con 29 años, decidió retirarse del futbol profesional, para dedicarse a concluir sus estudios.

Es entonces que Alfredo ya casado con Teresa Real y con tres hijos, termina sus estudios en la Normal Superior del Estado de Morelos, para recibirse como Profesor. Tiempo más tarde estudió una segunda licenciatura en Español, en la ciudad de Iguala Guerrero y una Maestría en Investigación de la Educación, en Cuernavaca.

Sus hijos Yaletzi Sanicté y José Alfredo son profesores, y su tercer hijo, Yair, estudia en el Seminario.
Actualmente Alfredo es Director de una Escuela del Sistema de Educación Básica del Estado de Morelos.

Este texto forma parte del tomo 2 del libro del Zacatepec

Libros de la historia del Zacatepec de venta por mercado libre
Libros de la historia del Zacatepec de venta por mercado libre, son dos tomos.

Si quieres obtener el TOMO 1 “Zacatepec la historia de un campeón 1951-1985” dale click a este enlace: libro Zacatepec TOMO 1

Si quieres obtener el TOMO 2 “Zacatepec la historia 1985-2004” dale click a este otro enlace: libro Zacatepec TOMO 2

Adquiérelo también en:
Zacatepec. Deportes Ocampo. Calle Escuadrón 201 frente al Coruco Díaz.
Zacatepec. Plásticos Robles. Calle Escuadrón 201 frente al Coruco Díaz.
Zacatepec. Francisco “Chomo” Larios. Calle Francisco I. Madero 4, frente al Coruco Díaz. Cel y Whatsapp (734) 1483992.
Cuernavaca. Super Deportes. Dr. Gándara No. 210, Col. Amatitlán.
Ciudad de México. Librería La Odisea. Calle Segovia casi esquina con Tlalpan, Metro viaducto.

1.485 lecturas
0 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like